Cómo gestionar las críticas de los compañeros en el trabajo

defectosEs habitual que nos enfrentemos, a nivel profesional, a situaciones en las que sentimos que nuestro trabajo no está siendo bien entendido por nuestros compañeros o incluso por nuestros superiores o los propios clientes. Y estas situaciones generan malestar, insatisfacción, desmotivación.

Pero en la mayoría de los casos, ese malestar no viene dado tanto por la situación en sí, sino por el modo en que se realiza la crítica, que puede aparecer de diferentes formas.
Unas veces se expone de una manera más evidente, quizá publica; otras veces de manera más sutil, a veces incluso cuando no estás presente.

La cara positiva de cualquier crítica es fácil verla cuando se realiza de forma constructiva, en un ambiente tranquilo y con el único afán de mejorar. De esta manera, puede contribuir a mejorar los resultados dentro del trabajo o equipo, y puede incluso ayudarnos a mejorar y crecer a nivel personal y profesional. Pero debe contar con ese requisito, ser una crítica constructiva.

Pero, ¿cómo hacer frente a las críticas delos compañeros?

Pues bien, existen dos poderosas armas para estos casos: la confianza y seguridad en una misma y la asertividad. Estas dos herramientas te permitirán mantener el equilibrio a la hora de enfrentarte a situaciones un tanto complicadas.

Antes de reaccionar a la crítica, tómate tu tiempo, respira y trata de analizar la situación desde el punto de vista de quien te critica. Sé que no es fácil, pero te permitirá sacar muchas conclusiones que te pueden ayudar.

Hay un refrán que dice: “Lo que Juan dice de Pedro, dice más de Juan que de Pedro”. Pues bien, en estos casos es perfectamente aplicable; y a raíz de la crítica puedes llegar a saber más de esa persona y de sus necesidades o intenciones. Analizando bien la situación sabrás si lo que busca es simplemente llamar la atención, si pretende recibir algún tipo de reconocimiento de los compañeros o superiores, si lo que quiere es simplemente sentir que está por encima, etc.

Un ejercicio muy práctico ante las críticas es hacer frente a la situación como una gran oportunidad para valorar cómo estás haciendo las cosas y analizarlas de manera que puedas valorar si es mejorable.
Echa la vista atrás para ver si en algún momento tú has hecho una crítica similar a la que estás recibiendo…

Una vez que hayas analizado con detenimiento la situación, con la información obtenida, trata de encontrar el objetivo de la crítica. No es lo mismo una crítica constructiva que una crítica destructiva, que busca simplemente encontrar un desahogo o, peor aún, hacer daño a conciencia.

Cuando la crítica viene de frente y en público o hay más personas presentes, por ejemplo en una reunión, procura pedir toda la información posible a la persona que la está lanzando. Si tiene algún motivo para ello es posible que te permita ver las cosas desde otra perspectiva. Y si no los tienes, puedes desmontar sus argumentos en el instante.

 

No olvides que las riendas de tu vida, a todos los niveles, también en el entorno laboral, las llevas tú. Lo importante es hacerles frente. Evita esconderte o ignorarlas, ya que podría llevar a una espiral de la que más tarde será muy complicado salir.

 

Aida.

 

Tu suerte la construyes tú

suerteSeguramente conoces a alguien con una increíble “suerte”. Alguien a quien, la vida le sonríe en el amor, en el trabajo, en el dinero y en todo lo que hace, a pesar de no poseer una brillante inteligencia ni gran disciplina o realizar un duro trabajo para conseguirlo. Todos conocemos o hemos conocido a alguien así. Y cómo no, también conocemos los que se encuentran justamente el lado opuesto, alguien con gran talento y una enorme capacidad de sacrificio y trabajo duro que no logra avanzar y alcanzar sus objetivos.
Injusta desigualdad provocada por eso que llamamos “suerte”. Y que no es otra cosa que el nombre que hemos asignado a algo que no somos capaces de cuantificar con el objetivo de poder responsabilizar a ese extraño fenómeno y quitarnos de encima la responsabilidad que nos toca.

Pero no, la suerte no es cosa de la fortuna, ni mucho menos una fuerza incontrolable de la naturaleza que se balancea hacia el lado donde se encuentra quien le conviene en cada momento. La suerte es algo que depende mucho más de nosotros que lo que pensamos… Y no sólo lo digo yo, lo dice también la ciencia.

El Factor Suerte es un libro que recoge el estudio llevado a cabo durante 10 años por un profesor de la Universidad británica de Herdforshire, Richard Wiseman, con el objetivo de determinar la naturaleza de la suerte.
Uno de los ensayos que el profesor llevó a cabo consistía en que los participantes en el mismo contaran el número de fotografías de un periódico de muestra. Es curioso que las personas que se consideraban a sí mismas personas con “suerte”, fueron más propensas a detectar en la segunda página del periódico un mensaje camuflado en un anuncio publicitario que ponía “pare de contar, hay 43 fotografías en este periódico”.
Ser llevaron a cabo en este estudio muchos otros ensayos que terminaron por concluir que, aunque parte de la suerte pertenece al azar, una parte muy importante de la misma tiene relación con el estado mental, la actitud y el comportamiento.

La suerte no es cosa de accidentes ni poderes sobrenaturales, las personas afortunadas lo son porque han aprendido a pensar de manera que son capaces de propiciar, precipitar y aplicar los hechos que se asocian a la suerte. Quizá, la clave de la buena suerte radica en la oportunidad, en detectarla, en propiciarla y en aprovecharla. Lo demuestra este estudio que revela que los “afortunados” estaban prestando más atención al entorno, eso les permitió descubrir el mensaje camuflado en el periódico. Así, se ha demostrado que las personas extrovertidas, optimistas y abiertas son más “afortunadas”. Lógicamente, este tipo de personas influye de manera muy importante en la construcción de su propia suerte.

Cuanto más abiertas, optimistas y receptivas estéis, más suerte tendréis… 😉

 

Aida.

 

Atrévete a soñar

atrévete a soñarHoy voy a aprovechar este rato que dedico a escribiros para animaros a soñar. Quiero deciros: ¡Atreveros a soñar!

Quizá las circunstancias que nos rodeas, quizá también otros motivos, o una mezcla de muchas cosas, nos han empujado a abrir los ojos, han tocado gravemente nuestra zona de confort y ha hecho que nuestro mundo, tal y como lo conocíamos, comience a experimentar cambios importantes. Poco a poco, todos en general, hemos ido dándonos cuenta de que debemos movernos, avanzar, aprender… La pregunta del millón es ¿hacia dónde debemos ir?

Lo cierto es que es una pregunta sin respuesta, nadie la sabe, no la hay. O al menos no hay una sola respuesta, sino que existen tantas como personas. Y es que la respuesta depende de cada uno de nosotros y no para todos vale la misma. Para encontrarla debemos buscar en nuestro interior, rebuscar entre nuestros talentos, escucharnos a nosotros mismos, para encontrar esa respuesta debemos buscar en nuestro interior.

Es fundamental salir de nuestra zona de confort, ya que en esa zona no ocurre nada, ahí nada pasa, nada crece. En nuestra zona de confort sólo tendremos lo que ya conocemos, pero salir de ella no implica renunciar a nada de eso que ya tenemos. Salir de la zona de confort significa abrirse al aprendizaje, estar dispuesta a vivir otras experiencias. Además, saliendo de ella podremos mejorar muchos aspectos de nuestra vida a todos los niveles y podremos ampliarla.

Sólo si te atreves a soñar, si te atreves a hacer cosas diferentes, podrás obtener resultados diferentes, conseguir lo que aún no tienes, alcanzar lo que deseas.

Si tienes un sueño, ¡despierta! Abre los ojos por fin y decídete a vivir tus sueños, lucha por materializarlos, sal ahí fuera y cómete el mundo.

Te invito a reflexionar, a identificar tu zona de confort y recordar todo aquello de deseas tener, lograr, alcanzar, ser. Y luego, atrévete a soñar, pero esta vez con los ojos bien abiertos y un objetivo concreto, ilusionante pero realista, ambicioso y medible. Márcalo como tu meta y traza el recorrido que vas a hacer para llegar hasta ahí.

Este vídeo de InKNOWaction, es una auténtica joya. Merece la pena verlo de principio a fin. Estoy segura que te ayudará a dar ese paso que te falta…

Yo me quedo con esta frase:

“El cambio es en realidad desarrollo”. 😉

Aida.

El ‘efecto Pigmalión’

oportunidad

Es posible que te suene a chino eso del ‘efecto Pigmalión’, en ocasiones también llamado ‘profecía autocumplida’. Sin embargo, puede ser algo decisivo en tu vida… Un concepto que bien entendido y llevado a la práctica puede convertirse en la diferencia entre alcanzar o no el éxito o aquello que te propongas en la vida.

Pero vamos a empezar por el principio. Y el principio es conocer este término, saber de dónde viene y a qué hace referencia…

Y para explicarlo debemos remontarnos a la famosa leyenda de Pigmalión, un apasionado escultor que residía en la bella isla de Creta, en Grecia. Un día, Pigmalión dio forma a una preciosa estatua de marfil para la que encontró inspiración en la guapísima Galatea; el resultado fue una maravillosa obra, tan bella que el propio autor terminó perdidamente enamorado de ella… Pigmalión pidió y rogó a los dioses con todas sus fuerzas que le concedieran su mayor deseo: que la estatua cobrara vida para así poder amarla como a una mujer real. Tanto lo deseó que finalmente Venus decidió complacerle y concedió vida a la estatua, que se convirtió así en la tan deseada compañera y amante de Pigmalión.

Sin duda, las creencias pueden tener un gran poder. Las creencias que nosotros tenemos sobre los demás, pueden servirles de impulso o todo lo contrario. Y lo mismo ocurre con las creencias sobre nosotros mismos.

Para que entendáis mejor este concepto y la importancia del mismo, voy a recurrir a un estudio realizado por dos doctores en Psicología Rosenthal en el año 1968.
Para este estudio los doctores recurrieron a un grupo de profesores de primaria y sus alumnos. Y consistió simplemente en informar a los profesores de que a sus alumnos se les realizó un test de evaluación de sus capacidades intelectuales, que dio como resultado un grupo de niños con mayores capacidades; esto permitió a los investigadores “vaticinar” que los resultados de estos niños, al finalizar el curso, iban a ser mejores que los resultados de los del resto de sus compañeros. Pasados unos meses, cuando llegó el final del curso, se comprobó que estos niños habían tenido un rendimiento superior. Pero la parte más sorprendente y reveladora de esta investigación es que, en realidad no se realizó ningún test a ningún niño y los brillantes alumnos fueron escogidos al azar por los investigadores. ¿Entonces?, ¿cómo es posible que justo los niños escogidos al azar hayan tenido mayor rendimiento? Pues la respuesta es muy simple: los profesores actuaron como si de verdad esos niños tuvieran mayores capacidades actuando a favor del cumplimiento de las expectativas de los investigadores.

 

Ahora que conoces este efecto y su inmenso poder, lo importante es que lo utilices en tu favor, porque lo cierto es que puede ser utilizado también en contra. Puedes decirte a ti misma ‘yo puedo’, y ello será de gran ayuda para convertirte en quien quieres ser y llegar hasta donde quieres llegar; pero también podrías repetirte continuamente ‘no puedo’ y con ello hacer tambalear tu seguridad y confianza en ti misma.

 

Aida.

La importancia de decir NO

no

Existe una tendencia casi inconsciente a querer borrar del vocabulario de los niños, desde que son muy pequeños, la palabra NO, por ser entendida como una palabra negativa e incluso, en muchos casos, asociada a la mala educación. Se tiende a pensar que educar a un niño evitando que diga “no” o “no quiero”, es educarlo en lo correcto… Pero lo cierto es que no hay nada más lejos de la realidad y esta vía sólo lo lleva a la sumisión.

Por lo general nos marcan, desde muy pequeños, pautas sociales que nos empujan a olvidarnos de nosotros mismos, de lo que realmente queremos y de lo que no queremos. Y aunque a priori puede no parecer grave, esto puede derivar en una posterior falta de autoestima que puede acabar marcando nuestra vida.

Siempre insisto en la importancia de entender, nosotros como adultos, y hacer entender a los niños, como responsables de ellos, de la importancia de saber decir no. Y es que, lo que realmente puede acarrear gravísimos problemas es decir sí cuando en realidad queremos decir no.

Nos se trata de decir siempre no. Lo cierto es que, nos guste o no, siempre hay momentos, ocasiones o circunstancias antes las que no es posible una negativa. En estos casos, aunque no podamos recurrir al no, sí podemos manifestar o expresar que no nos gusta o que no estamos de acuerdo.

Si nos paramos a pensar, a todas nos ha pasado alguna vez que hemos tenido la oportunidad de comprobar que cuando se trata de personas muy cercanas, como nuestra familia o pareja, no resulta tan difícil decir no. Sin embargo, muy diferente es la cosa cuando se trata de decir no en nuestro entorno laboral, a nuestro jefe, por ejemplo, cuando nos pide que realicemos tareas que no nos corresponden o que hagamos horas extra.

En ocasiones incluso, debido a no ser realmente conscientes de las grandísimas dificultades que puede conllevar un sí que esconde un no, decimos sí de manera automática.

No olvidemos que decir no es un derecho que tenemos todos y que debemos ejercer cuando sea necesario. E igualmente que debemos entender ese derecho a decir no, debemos comprender y aceptar que los demás también nos pueden decir no alguna vez.

Pero, ¿qué nos lleva a decir sí cuando en realidad queremos decir no? Pues el miedo: miedo a no ser aceptados, al rechazo, a perder el empleo, a lo que piensen los demás…

La solución pasa por romper de una vez por todas con la idea de que decir no es algo malo. No somos peores personas por decir no. Sin embargo, decir sí cuando en realidad queremos decir no hace que nosotras mismas ataquemos a nuestra autoestima y potenciemos nuestras inseguridades.

Debemos aceptar que es prácticamente imposible caer bien y ser del agrado de todo el mundo, además de ser una carga emocional realmente pesada. Y aunque desde pequeñas nos hayan enseñado a nunca decir no, podemos desaprender para aprender lo correcto: decir no cuando realmente lo creamos oportuno.

No se trata de decir no imponiendo nuestra voluntad, se trata de hacer saber nuestra postura, nuestra oposición o nuestro desacuerdo. Y para que comenzar a a prender a decir no, sólo tenemos que tener en cuenta dos aspectos básicos: el primero, que la empatía juega un papel fundamental, para que otra persona no reciba un no como algo negativo, debemos decirlo de manera que sepa que entendemos su postura o situación, con amabilidad, y explicando por qué no podemos complacerle sin excusas ni justificaciones; la segunda, es entender que entre el blanco y el negro existe una inmensa gama de grises y no se trata de decir un no rotundo, si existen alternativas, siempre puedes buscarlas y ofrecerlas.

Lo cierto es que, aprender a decir no no es un tarea sencilla. Pero se trata de un aprendizaje necesario.

 

Aida.

Te presento a tu mayor enemiga…

pensamiento-positivoCada día encuentro personas que, llegado el momento de analizar, evaluar, calificar y medir sus resultados, ponen su foco casi de manera exclusiva en detectar y enumerar los fallos y todo aquello no han hecho del todo bien. Nunca deja de sorprenderme cómo muchas personas acumulan en su cabeza una especie de informe que les permite tener siempre presente las veces que se equivocaron y que no obtuvieron la efectividad que planearon o desearon.

Cuando una persona pone su foco precisamente en todo lo malo, lo que no ha salido bien, lo que no han logrado, lo único que consigue con esa actitud es ir, poco a poco, llenando una mochila de pequeñas piedras; una mochila que deberá cargar durante todo el camino… Quizá, en un principio, no afecte el peso, pero a medida que se van agregando piedras a la mochila y se continúa caminando, ese lastre se va haciendo más duro de soportar.

Los balances siempre se deben hacer en positivo. Los balances y todos en la vida, pero en este caso especialmente. Cuando llegue el momento de evaluar y medir, hazlo con un enfoque positivo.
¿Lo que ha salido mal se debe tener en cuenta? ¡Por supuesto! Pero no para recordarnos constantemente que no ha salido como debía, sino para aprender; se trata de utilizarlo como una valiosa lección que impida que volvamos a caer en los mismos errores en nuestro próximo intento.

No me refiero solamente al ámbito profesional, esto es aplicable a cualquier área de tu vida. Es más, mi consejo es que, en todas aquellas áreas de tu vida que consideres importantes, elabores un plan de mejora y superación que te permita ir modificando, día a día, pequeñas cosas… verás que al final esas pequeñas cosas acaban marcando la diferencia.

Lo único que necesitas para llevar a cabo ese plan es tomar conciencia y, si es necesario, elaborar una lista de cosas a mejorar en tu día a día, en tu trabajo, en tu rutina de entrenamiento, en tus relaciones… Pasa a la acción y mejora algo, por pequeño que sea, cada día. Y cada vez que lo hagas, celébralo; te aseguro que es realmente gratificante tener algo que celebrar cada día.

Decídete ya a dejar de ser tu peor y mayor enemiga y pasa a la acción… Firma un pacto de amistad contigo misma. Y llévalo a cabo dejando de torturarte recordando a cada instante y poniendo el foco en lo que no ha salido bien. Mejor comienza a ver y entender lo que sale mal, o al menos no como deseabas, como oportunidades de mejora.

Mi consejo es muy sencillo: comienza hoy a avanzar en esta dirección. Comienza con pequeños pasos, pero firmes, a evaluar de manera positiva esas pequeñas cosas que vas a cambiar, mejorar y conseguir cada día… Avanza. Y después juzga tú misma los resultados, valora tú misma si te conviene ser tu peor enemiga o es más productivo y satisfactorio convertirte en tu mejor amiga.

Conviértete en una optimista ambiciosa

optimismo-ambiciosoQuerer e imaginar un mundo mejor es hacer un mundo mejor. Los que no lo hacen, condenan al mundo a ser peor.

Y es que con pequeños cambios, mejorando pequeñas cosas, puliendo detalles, todos podemos contribuir a mejorar el mundo.

Y es precisamente en estos momentos en los que todo se ha complicado, cuando necesitamos ese optimismo llevado a la práctica, cuando más falta nos hace a todos. Imaginar y hacer.

Todos podemos y somos capaces de fomentar el cambio y el optimismo. Sólo debemos querer y estar dispuestos a ello. Y, el primer paso, es estar preparados para soñar con un mundo mejor…

¡Imagínalo! Y luego comprométete en potenciar ese cambio. Deja volar tu imaginación, piensa con ingenio, da rienda suelta a tu creatividad… y haz cosas tangibles.

Comparte tus ideas. Deja atrás el miedo a que te las roben, el mundo no funciona así. Si te roban una idea, no hay nadie en el mundo capaz de darle tu toque personal… Y compartir te puede ofrecer tantas posibilidades y oportunidades.

Si te caes, te levantas. No hay excusas. Cometer errores es la evidencia de una lucha, lo irresponsable es no intentarlo… Cuando tomas un camino equivocado, no te lleva a tu meta, pero sí te permite avanzar.

Eres lo que haces, no lo que pretendes ser, ni lo que dices ser. No valen las excusas, de ningún tipo, sólo tú eres responsable de lo que haces y también de lo que no haces.

Nadie dijo que fuera fácil. Y no lo es porque al cerebro le cuesta comenzar cualquier actividad, tiende a buscar excusas para evitar o en el mejor de los casos tratar de retrasar el momento de actuar. El cerebro, ante cualquier comienzo, tiende a procrastinar. Pero tú debes tomar las riendas e impedirlo. Debes ser tú quien dirija tu vida, tú debes evitar caer en esa tendencia que te impedirá progresar y alcanzar tus objetivos.

El fracaso sólo indica una manera incorrecta de hacerlo. Casi nadie obtiene lo que quiere a la primera y sin esfuerzo, alcanzar las metas siempre supone un gran esfuerzo, un largo “torneo” en el que no sólo debes estar convencida de participar, sino preparada para perder muchas veces. Es muy probable que caigas en las primeras rondas de manera conecutiva… sólo la constancia te permitirá que más adelante la balanza comenzará a inclinarse a tu favor.

A través de pequeñas acciones en tu día a día puedes mantenerte en un optimismo ambicioso constante:

  • Rodéate de personas como tu, que quieran cambiar el mundo, optimistas, coherentes…
  • Si te sientes bien, párate y busca el motivo, te interesa y conviene saberlo. ¿Estabas escuchando una canción?, ¿es un olor lo que te provoca sentirte bien?, ¿estabas disfrutando de la compañía de alguien?, ¿quizá en algún lugar que te transmite paz y tranquilidad?
    Identifica lo que te hace sentir bien y tenlo siempre perfecto para recurrir a ello cada vez que lo desees o lo necesites…
  • Busca siempre el lado positivo de todo lo que hagas y de todo lo que te pase. Con ello me refiero a que extraigas un aprendizaje de todo… ¿Te duele la cabeza de repente? Párate a reflexionar qué te quiere decir tu cuerpo reaccionado de esa manera… ¿Has tenido un día de trabajo duro? Piensa en lo que has aprendido, qué puedes mejorar o cambiar…
    Si te lo propones, serás capaz de sacar un valor positivo de absolutamente todo. Y es, sin ninguna duda, la mejor manera de evitar cometer lo mismos errores.
  • La única manera de saber cuál es el verdadero sentido de la vida es identificando con qué disfrutas cada día, cuál es tu pasión.
  • Imagina un mundo mejor y comienza vivirlo poniendo el foco en todo lo bueno que te rodea y está por venir.

Haciendo de esto tu rutina y evitando caer en la negatividad a toda costa, te puedo asegurar que verás cómo tu vida cambia. Para que la vida cambie, tú debes cambiar.

 

Aida.

“No hay mayor atrevimiento que ser uno mismo”.

Coaching madrid mujeres

 

No hace falta darnos cuenta que las personas cada vez nos comportamos de manera menos natural interrumpiendo constantemente nuestra espontaneidad y rompiendo cualquier expresión que nos caracteriza por ser únicos , quizás sea por miedo o por evitar sufrir rechazos a ser uno mismo.

 

 

Hace tiempo leía un libro sobre este tema y explicaba que hubo una campaña de publicidad, la cual tuvo mucho éxito y que reclamaba el atrevimiento de ser uno mismo. Precisamente tuvo mucha repercusión ya que la gente se sintió muy atraída por ese mensaje y creo (esto es cosecha mía) que pudo dar mucho aliento a la gente, ya que constantemente nos movemos en una corriente de similitudes entre unos y otros , parece que si eres diferente o destacas por una cualidad la vida misma te señala con un  dedo acusador.

 

En mi trabajo como coach tengo la suerte de conocer a  muchas mujeres  y constantemente el mayor de los miedos es ser una misma , quizás por lo que hablaba anteriormente  o quizás porque la vida esté diseñada a pasar por un “aro” en el que si no formas parte ,acabas siendo un /una marginada social. 

 

Pero fijaros bien , toda la gente que verdaderamente tiene mucho éxito social son personas que se han hecho a sí mismas , han superado todas las barreras del miedo a ser rechazados y han potenciado todas sus autenticidades que los destacan y los diferencian del resto .

 

Os tengo que confesar que hace un tiempo tuve un parón a nivel laboral.

La gente que sea autónoma o se dedique al mundo online lo entenderá , y es que cuando quieres posicionar una web como es mi caso , lo que recomiendan es que escribas una media de dos post al día en tu blog , al principio me pareció fácil , pero más tarde me estanqué (mirar las fechas de las publicaciones..).

 

Nunca tuve facilidad para escribir , sino todo lo contrario . Cuando me inspiraba o leía blogs de otros profesionales del coaching , me volvía más insegura. Como sabréis hay verdaderos expertos que se desenvuelven como pez en el agua tras el teclado pero este nunca fue mi caso .

 

Yo siempre quise ser como ellos/as , escribir brillantes artículos y utilizar el mejor vocabulario , por ello me metí en situaciones que no me desenvolvía bien y por el simple hecho de querer ser como ellos me paralicé . 

 

Cuando leí este libro que hablaba sobre el atrevimiento de ser uno mismo , tomé conciencia y una bombilla se me encendió. Nunca tendré éxito, ni seré feliz si intento ser o modelarme como otras personas  . Lo que verdaderamente me resulta fácil y me caracteriza es escribir como yo sólo escribo y esta es mi verdadera seña de identidad.

 

Fijaros bien en los blogs de moda , en  restaurantes ,o  en cientos de personas que lo que buscan es hacer una copia barata de lo que tiene éxito ,y luego nos preguntamos cuáles son los motivos por lo que en ellos no ha funcionado y en otros sí. Comparación constante .

 

¿Qué lugar ocupa  lo que verdaderamente se nos da bien? .¿Qué es lo que te apasiona o te gusta? ¿qué es lo que te diferencia de los demás? .

¿Cuántas veces nos hacemos esta pregunta para sacarle provecho al resultado y no para intentar ocultarlo bajos los patrones de lo correcto o normal?.

 

 

Me despido con esta frase que si fuera más cierta acabaría siendo un dogma .

“Aquellos que eran vistos bailando eran considerandos locos por quienes no podían escuchar la música”. 

 

Besos de Aida.

Creencias limitantes os presento a vuestra enemiga: La libertad.

coaching Madrid Barcelona

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una creencia limitante es una percepción de nuestra realidad que nos impide evolucionar, desarrollarnos como personas o conseguir aquellas metas que siempre soñamos.

 

 

Estas creencias se instalaron en nuestro cerebro en un principio con una intención positiva “X”, pero el problema es que según pasa el tiempo, éstas se adueñan en tu cerebro, se agarran bien fuerte y llega un momento que ya ni suplen esa intención positiva que un día tuvieron.  Se van haciendo tan, tan fuertes que acaban siendo verdaderas y absolutas.

Creéme! por  propia experiencia, cuando las localizas y las rompes la vida cambia de perspectiva , estas abierta a nuevos horizontes y utilizas todo tu potencial en casi todos los campos.

¿Cuántas veces nos pasó de creer algo y al final romper esa creencia , intertarlo y logarlo? ¿No os fué genial esa expreciencia?.

 

Las creencias limitantes manejan nuestra vida, nuestras relaciones y configuran nuestra realidad.

Si tú a la hora de encontrar trabajo , sabes que hay  2000 candidatos para un puesto de trabajo y tus creencias te hacen pensar que para qué siquiera lo vas a intentar,  si seguro que habrá gente más preparada que tú, etc… ,esa creencia hará que ese trabajo no sea para ti. ¿Por qué? Porque todos tus actos estarán dirigidos consciente o inconscientemente a no conseguir ese trabajo. En la entrevista estarás más nerviosa, o te comportarás de una manera derrotista .

Esto es la famosa Ley de atrración y que la mayoría habreís oído hablar de ella por el best seller “El secreto” .

 

Para desafiar las creencias limitantes se requiere voluntad y práctica . Lo más costoso es identificarlas porque hay tantas en nosotras que muchas de ellas son inconscientes, pero eso sí! una vez que se identifican se sustituyen por otras mejores , que nos aporten libertad , nos ayuden y nos permitan llegar a todo lo que nos propongamos .

Hay una frase de Stephen Crane que me encanta que dice: “El que puede cambiar sus pensamientos , puede cambiar su destino”.

Yo tuve la suerte de poder cambiar mi destino, tú no vas a ser menos!.

Aida.

 

Los mapas mentales: La herramienta más eficaz.

Mapas mentales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué es un mapa mental?

Un mapa mental es un diagrama usado para representar las palabras, ideas, tareas y dibujos u otros conceptos ligados y dispuestos  alrededor de una palabra clave o de una idea central. Los mapas mentales son un método muy eficaz para extraer y memorizar información. Son una forma lógica y creativa de tomar notas y expresar ideas que consiste, literalmente, en plasmar nuestras reflexiones sobre un tema.

¿Para qué sirve un mapa mental?

Se utiliza para la generación, visualización, estructura, y clasificación taxonómica de las ideas, y como ayuda interna para el estudio, planificación, organización, resolución de problemas, toma de decisiones y escritura.

La primera vez que utilicé un mapa mental fué en un trabajo en el máster de coaching y dada mi poca capacidad de memorizar , los mapas mentales han sido mis grandes aliados a la hora de grabar algo en mi mente.

Si alguna vez estaís agobiados porque teneís que hacer muchas tareas , porque teneís que hacer una presentación o mismamente para los más pequeños , esta es una harramienta que funciona al 100% . Ayuda mucho a crear soluciones , a visualizar las cosas y a relacionar conceptos. De hecho, para muchas de mis clientas les recomiendo que hagan mapas mentales de determinados temas que se encuentran equistados y no sabeís que eficaz resulta!.

La mayoría de los mapas mentales intercalan combinación entre palabras , dibujos y colores . Cuanto más visual sea el mapa mental , mejores resultados obtendreís .

Hay un libro de mapas mentales que es de “Tony Buzán” , Es el libro más conocido y la verdad que es un libro muy bonito y entretenido , tienes variedad de ejemplos de mapas mentales y los dibujos son súper creativos .

Aquí teneís algunos ejemplos de mapas mentales :mapas mentales

 

 

 

 

 

Espero que lo probeís porque son geniales !!!! Os deseo muy buena semana.

Aida Sánchez Díaz-Pevida.Mapas mentales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mapas mentales