ser feliz

Cómo enfrentarte a personas tóxicas

ser felizTodos nos hemos visto en algún momento, rodeados de alguna persona tóxica. En algún momento de nuestras vidas todos hemos tenido al lado alguien que nos ha querido frenar, que nos ha repetido continuamente que no es el momento, que ha insistido en recordarnos que la situación está muy mal o que perderemos nuestro tiempo y nuestro dinero si intentamos luchar por ese sueño que tenemos pendiente alcanzar.

Cuando hablamos de personas tóxicas hablamos de personas con muy diversos disfraces (unas adoptan el papel de víctimas, otras parecen indiferentes, otras desbordan prepotencia, las hay que se cubren de ironía, algunas fingen querer lo mejor para ti…). Esto hace que muchas veces no sea tarea fácil identificarlas. Sin embargo, aunque no siempre es fácil reconocerlas, sí cuentan con algunas características en común que pueden ayudarnos o darnos algunas pistas:

Lo importante siempre son ellos mismos

las personas tóxicas no muestran excesivo interés por los demás, por lo que les ocurre, lo que les preocupa, lo que les pasa, ni siquiera por lo que les cuentan… ellos siempre tienen algo mejor que decir, algo más importante que les ha pasado o algo más brillante que se les ha ocurrido.

El victimismo es su mejor arma

Son expertos del drama y tienen una capacidad sobrenatural para hacer de cualquier cosa un problema. Cualquier conversación es susceptible de acabar en lo mal que lo han pasado en la vida, lo mal que les va…

Negativas y soberbias

Su negatividad y habilidad para ver todo oscuro es capaz de saturar a cualquiera, pero a ello se le suele unir un componente soberbio. Y es precisamente esa soberbia una de las características que más en evidencia puede poner que se trata de personas realmente tóxicas.

Son incapaces de alegrarse por algo positivo

La negatividad y envidia que les invade y no controlan les impide alegrarse y disfrutar por nada positivo, mucho menos por el bien de otras personas.

 

Existen muchas otras características, pero estas son, probablemente, las que con mayor claridad se pueden percibir.
Uno de los principales problemas de tener este tipo de personas cerca es que nos acaban consumiendo la energía, por ello, lo mejor es, siempre que sea posible, poner distancia. Y si no es posible, trata de no escucharles cada vez que tratan de decirte que no puedes, que no es el momento o que va a salir mal. Si les prestas atención, acabarán limitándote.

 

 

Aida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>