Entradas

¡Planta cara a los desafíos!

adversidades

A lo largo de nuestra vida hemos tenido que hacer frente a muchos desafíos, esto es algo que todas tenemos en común. Y déjame decirte que aún quedan muchos desafíos por venir, continuamente aparecerán nuevos desafíos. De ti depende que esos desafíos se conviertan retos o pruebas a superar o, por el contrario, se transformen en problemas; depende de de ti y de la actitud con la que los afrontes.

Estoy segura que tu decisión es convertirlo en pruebas que vas a superar. Sabes que no será fácil, es probable que te surjan dudas… pero los puedes superar y los vas a superar. Para ello, lo importante es que descanse la vía fácil. Huir no debe ser una opción para ti. Además, sabes que cerrar los ojos al desafío no lo convertirá en una prueba superada; ignorarlo significa ponerte límites, infravalorarte. Y no es eso lo que vas a hacer.

La clave está en la actitud positiva. De nada sirve apelar a nuestra supuesta mala suerte a cada momento; eso no nos ayudará a superar nada y tampoco nos aportará nada bueno. En lugar de ello lo que debes hacer es mirar de frente cada obstáculo como una oportunidad para aprender algo nuevo.
Analiza de manera objetiva lo que está pasando, valóralo de una forma neutral, afronta y asume la responsabilidad y avanza en boca de soluciones. Solo así conocerás hasta donde lega tu capacidad de reacción ante los obstáculos.

Tómalo como un aprendizaje, porque te aseguro que cada piedra en el camino es una oportunidad para aprender y prepararte para ser capaz de hacer frente a cualquier situación que aparezca en tu vida.
No siempre tenemos la posibilidad de controlar lo que sucede a nuestro alrededor., pero la actitud con la que afrontamos lo que sucede sí es una decisión propia…

 

Afronta el reto con responsabilidad y lo superarás. Y una vez que eso ocurra, haz balance; este ejercicio te ayudará a analizar lo experimentado y extraer todo lo aprendido para sacarle partido.
Como dirían nuestras madres o abuelas, se trata de que aprendas la lección y luego te quedes con todo lo bueno que te ha enseñado esa experiencia para que hagas frente a la vida y nuevos retos con más sabiduría.

 

 

 

Aida.